jueves, noviembre 07, 2013

¿Cómo les explico a mis alumnos este blog?

Era una cosa de tiempo para que mis alumnos encontraran este blog.

Cuando comenzó el ciclo escolar, mi amigo Julio que es subdirector de la Secundaria Autlán me invitó a dar la clase de Español a los primeros años. Mi familia tiene muchos antecedentes docentes pero a mí no se me había dado la oportunidad de trabajar frente a grupo. Con mucho gusto, accedí y ahí estoy desde hace básicamente tres meses. Estamos a la mitad del segungo bloque al momento de escribir este post. Y deben de saber mis alumnos, compañeros y padres de familia que esta actividad ha sido una innagotable fuente de satisfacciones en lo personal y en lo profesional.

Cuando comenzaron las clases decidí advertirles a mis 66 alumnos -de tres grupos- que no los aceptaría en Facebook. Es una medida que entiendo un poco injusta porque los conozco personalmente y es un espacio de interlocución altamente significativo, pero tiene la intención sobre todo de protegerlos a ellos. Mi otro trabajo de textoservidor de la vida pública con frecuencia me lleva a decir cosas que de pronto que hasta a los adultos les cuesta trabajo asimilar, me refiero sobre todo a expresiones sobre posturas políticas, religiosas, deportivas, opiniones que pueden salirse de lo políticamente correcto que se espera de un profesor.

Después recordé la existencia de este blog y recordé que si bien, de ningún texto me avergüenzo, tampoco de ninguna vivencia, sí es sobre todo un catálogo de majaderías que entiendo son impropias en un contexto escolar.

Hoy una de mis alumnas, Sonia de 1B, me dijo discretamente que en una búsqueda de internet encontró un post que publiqué hace tiempo aquí. Sin duda no es de esa forma como están acostumbrados a escucharme hablar, ni de los temas que me escuchan hablar.

Así que por eso decidí dejarles este recado. En clase muchas veces nos hemos encontrado con palabras que son insultos y majaderías, y yo siempre les he dicho que no hay palabras buenas o malas, si no que todas son una especie de herramientas que sirven para un objetivo. También les digo que la inteligencia de una persona radica en reconocer el momento, el lugar y la compañía precisa para usar la palabra necesaria.

Las expresiones de este blog fueron hechas en un contexto de convivencia con adultos, desanfadada, de fiesta, como si ustedes estuvieran en el receso. Cuando las lean, haganlo sabiendo eso, tomando en cuenta ese contexto.

Si se suman a la lista de amigos para quienes escribí estos textos, me dará muchísimo gusto, estaremos más cerca de que los pueda dar de alta en Facebook.

Sean felices.

1 comentario:

Miguel Omar López Espinoza dijo...

Por eso hay que ser como Batman y tener dos identidades mi buen Kefren, sumo Faraón de Autlán.